Proyecto socioambiental Sin Alambrados

Cultura en transición: Pueblo Mampa

Septiembre, 2017

Sin Alambrados por definición se propone alcanzar el objeto del proyecto, entre otras, con esta premisa: participando activamente en las actividades de las comunidades recorridas desde una postura vivencial y perceptiva, permitiendo despertar o detectar naturalmente la necesidad del equilibrio socioambiental. Y es por ello que en esta recorrida por Argentina, venimos realizando voluntariados en granjas agroecológicas y/o biodinámicas, y para la provincia de Córdoba nos habíamos impuesto no dejar de pasar por alto esta arista. Así, con meses anticipados, nos contactamos con Leandro Menaldi de Pueblo Mampa. A él llegamos a través de una referencia de Patricio Shortrede, con quién compartimos como voluntarios en Naturaleza Viva (Guadalupe Norte, Santa Fe) entre Agosto y Septiembre del 2016. Así parece ser que funciona la red de redes, esa “ingeniería social” que forma una trama horizontal y con dinámica sólida y efectiva para alcanzar lo buscado y soñado por quienes la integran, esa tierra prometedora de un nuevo porvenir. Esa tierra no es una que no exista, es la misma que pisamos al ser. El nuevo porvenir se reduce a una forma más amable de tratarla para reparar daños realizados y prosperidad a las generaciones futuras. Civilizaciones enteras trataron bien a la tierra, muchos otras se olvidaron de seguir haciéndolo y muchos otros comienzan a hacerlo nuevamente. Esa civilización despierta, está entre nosotros en este presente. En silencio y con perseverancia transita a una nueva cultura buscando la transformación que pueda integrar a todos de una forma aceptable y en sintonía con el orden natural del universo.
Así llegábamos un primero de Septiembre del 2017 a Villa María, con horario específico debíamos estar antes de las 15hs para dar comienzo al voluntariado. Ese día y los sucesivos veintiocho en sintonía con un ciclo lunar, nos abrazaron transversalmente a todos los cuerpos que nos componen y ha sido un antes y un después. A continuación expondremos sobre esta comunidad información propia de nuestra experiencia y del cuadernillo “Mampero” que nos suministraron como parte del material del voluntariado.

 

Pueblo Mampa

Pueblo Mampa es una aldea que comenzó a funcionar como tal el 13 de diciembre del año 2013. Se ubica en la estancia Villa Fiusa, Arroyo Cabral, Provincia de Córdoba, República Argentina. “Pueblo Mampa” es un proyecto comunitario, colectivo e independiente, donde su objetivo principal es investigar, instruir y desarrollar la Permacultura, la Agroecología y la vida comunitaria. Es un proyecto de Cultura en Transición. En Mampa, se prioriza vivir en armonía entre las personas y con la naturaleza, por eso abogan por un alimento sano para las personas y que no perjudique al medio ambiente.

En ella habitan, actualmente, tres familias: cuatro adultos y tres niños. La aldea consta con tres casas pozos, una cocina de adobe, un horno de barro, dos baños secos, una estufa rocket para calentar la ducha, un molino de agua y un tanque australiano, un taller y un futuro dormitorio. Cabe destacar que toda la construcción se realiza con materiales naturales, adobe y con reutilización de materiales descartados por otros. El espacio se desarrolla bajo un monte nativo de algarrobos, talas, moradillos, chañares. En la dirección Este y Noroeste, el territorio está limitado por el Río Tercero, el cual abarca 1500 metros de costa.

Casa Pozo

Este proyecto se basa en la experimentación, adaptación y utilización de conocimientos ecológicos generados en diferentes partes del mundo y bajo diferentes escuelas (Agroecología, Permacultura, Biodinámica, movimientos de Transición, agrupaciones campesinas, sabiduría ancestral de las comunidades originarias etc.). Las familias que integran la comunidad de Pueblo Mampa deciden, desde este lugar, difundir prácticas saludables y sustentables de producción y arraigo comunitario, aprovechar la oportunidad de educar-haciendo y contribuir comprometidamente en la construcción de la Soberanía Alimentaria de nuestro país. Uno de los objetivos principales de Mampa es compartir el conocimiento, reunir experiencias y compartirlas con niños, jóvenes y adultos; grupos y personas interesadas en el proyecto comunitario, en el desarrollo sustentable, en las prácticas agroecológicas; generando encuentros, charlas, talleres y cursos, a fin de intercambiar conocimientos para el mutuo beneficio. A su vez, se desea fortalecer la conciencia ecológica a través de actividades como caminatas por senderos de interpretación dentro del monte nativo, jornadas de reforestación, talleres de reconocimiento y puesta en valor de los recursos autóctonos, avistaje de aves, observación de estrellas.

Pueblo Mampa recibe constantemente colaboradores, y también voluntarios de forma acordada respetando la filosofía de vida del lugar. Todos los sábados se realiza lo que se llama “Círculos de Reflexión”, donde el tema a tratar está definido previamente; a través de los medios de comunicación se invita a todo aquel que quiera participar, de forma gratuita. Y los domingos, la aldea abre “sus puertas” a su feria de productos agroecológicos y a recorridos guiados en la misma. Allí comercializan sus productos (trigo, maíz, arveja, mermeladas, patés, panificación del día- budines, madalenas, grisines, panes-, infusiones, aromáticas, semillas, plantines, etc.) y también se realizan intercambios.

Círculos de reflexión abiertas a la comunidad

Una vez por mes, Mampa participa de la feria de Economía Social, que realiza la Universidad de Villa María; así como, en lo posible, de todas aquellas ferias que sean invitados. Además de las ferias, Pueblo Mampa también se sustenta económicamente de la venta de bolsones quincenales, que llegan a aproximadamente 40/50 familias de la ciudad de Villa María y la zona.

Producción de pan casero para los bolsones quincenales

Principalmente cultivan alimentos agroecológicos para autoconsumo provenientes de tres huertas, llamadas Huerta Productiva, Huerta Oriental y Huerta Circular, y realizan productos como mermeladas, patés, chutney, panificación, etc. A su vez, tienen siete hectáreas de cultivos extensivos agroecológicos, como trigo, arveja, avena, cilantro (en este momento) que utilizan para la venta o para intercambio de alimentos agroecólogicos/biodinámicos.

Huerta Circular vista desde el molino de agua

Anteriormente mencionamos que la aldea abre sus puertas y lo colocamos en comillas adrede. Es que no existen barreras físicas para acceder a esta tierra. Desde la ruta provincial nro 2, ingreso a Estancia Villa Fiusa, uno sigue las indicaciones de los amables carteles y puede dar caminos de tierra rodeado de extensivos agroecológicos y así llega a la entrada de la aldea.

Plano de ubicación y alcance de la aldea

Esta comunidad no se encuentra aislada. Pueblo Mampa, está en contacto con otras comunidades, proyectos agroecólogicos y de permacultura y granjas de la provincia, como por ejemplo el Jardín de los Presentes (Capilla del Monte), Amatreya (Alta Gracia), Matria (Oncativo), etc. En conjunto realizan, principalmente, visitas mutuas para mejorar cada experiencia y talleres: baños secos, fitodepuradores, biogás, hornos de barros, alfarería, consumo responsable, permacultura urbana. También, tiene un estrecho vínculo con la Universidad Nacional de Villa María y con la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de dicha ciudad. Y por último y muy importante, la comunidad siempre está en contacto con todas las personas que han visitado el lugar, que son visitas frecuentes, familiares, colaboradores y voluntarios. Siendo, todos enriquecidos de la forma que se pueda.

Bioconstrucción 

Red Abya Yala

Pueblo Mampa es parte de la Red Abya Yala, Red de Productores Agroecológicos de Villa María. Abya Yala se compone por siete granjas ecológicas: Pueblo Mampa, Ecogranja Sol y Luna, Los Almendros, Nehuen Mapu, Ubuntu (asesoría agroecológica), Los Pioneros, Granja El Vito. Esta red comenzó a funcionar en febrero de este año (2017) y está compuesta por más de 20 personas. Abya Yala se reúne en Asamblea quincenalmente pero intentan encontrarse aproximadamente una vez a la semana. Su accionar principal es apoyarse en la comercialización, tanto de la participación de ferias como compras comunitarias a gran escala, y acompañarse en la complementación de cultivos, donde realizan calendarios de siembra en conjunto, para no repetir los cultivos dentro de la misma red y lograr mayor diversidad. Otros objetivos a futuro son crear una moneda interna y la mejora del banco de semillas actual.

 

“Cuando te haces amigo del momento presente,

te sientes como en casa donde quieras que estés.”

Pueblo Mampa

 

Entrevista a Leandro Menaldi (integrante fundador de Pueblo Mampa) por Carolina Díaz, para el Trabajo Final del Curso de Soberanía Alimentaria y Desarrollo, dictado por la Calisa de la Facultad de Agronomía de la UBA.

Carolina -Logros que los mismos protagonistas visualizan de esta experiencia (ejemplo: mejoras de las condiciones en las que producen o comercializan, mayor difusión de su actividad, etc.).

Leandro – El mayor logro no tiene que ver con términos productivos sino que es el factor humano. Trabajar la tierra y vivir de eso nos ha permitido crear un espacio de educación para nuestros hijos en la naturaleza, nos permite socializar, trabajar con compañeros, colegas, con otros miembros de la comunidad, con mucha reciprocidad y complementándonos lo que genera buenos vínculos. Nos ha llevado a buenas prácticas de convivencia en esta experiencia de arraigo rural.
Otro logro es poder alimentarnos de la tierra de esta manera tan simple y sana. Poder todos los días alimentarnos de nuestra huerta sin tener que trabajar para buscar otros alimentos que no son de buena calidad.
La calidad de vida, buenas prácticas, buenos vínculos.
En cuanto los aspectos productivos y de cultivos, poder regenerar espacios. La regeneración de siete hectáreas de una tierra dura a través de cultivos de cobertura, biofertilizantes, bombardeo de semillas, homa (mantra con ceniza, bosta y manteca) y preparados biodinámicos (fladen). La calidad del suelo ha cambiado mucho. Gracias a ese trabajo, se pudieron lograr ya tres ciclos y medio de cultivos.
Otro logro que nos enorgullece es la preservación del monte. Uno de los objetivos del proyecto Mampa es regenerar las tierras a las cuales accedemos, que son tierras agotadas y por otro lado, preservar el monte nativo (45 hectáreas). Estamos haciendo ciertos manejos que permitan mejorar las condiciones, insertando especies que deberían estar y no están, como el piquillín, tusca, aromito (hace 150 años atrás el bosque fue talado por eso no tiene árboles más viejos que esa edad) y controlando las exóticas, principalmente moras y siempreverde, que compiten con el renoval.

Carolina – Principales obstáculos que les dificulta sostener o mejorar esta experiencia. (ejemplo, acceso al crédito, mayor difusión, más demanda de sus productos, etc etc.)

Leandro – El obstáculo principal, también, es el factor humano. Cuando el objetivo del proyecto es sociabilizar, colectivizar, de prácticas comunitarias nos insertamos en aspectos humanos complejos lo que dejan en evidencia dificultades de convivencia, intensiones no del todo positivas. Poder lograr un desarrollo que sea beneficioso para todos, para la región, las ciudades aledañas, y por qué no para el país y todo el territorio americano implica avanzar con fraternidad y con confianza; y eso es un desafío cuando se presenta competencia, que no le conviene que ciertas cosas cambien.
Al margen del factor humano que quizá es una dificultad no solo para este proyecto, la falta de tecnología apropiada y específica es otro obstáculo en cuanto a llegar a cierto grado de calidad o volumen de producción. Sin esa tecnología nos quedamos en un nivel mayoritariamente para el autoconsumo y minoritariamente es exceso. Sí Pueblo Mampa logra sustentabilidad y autosuficiencia pero difícilmente el proyecto prospere en un gran crecimiento en términos económicos, comparado con el otro modelo. No es necesario, de todas maneras ese crecimiento, pero en términos comparativos, es difícil conseguir volúmenes que permitan venta de excedentes para un mayor flujo económico, entonces mayor cantidad de personas elegirían este tipo de producto con estos métodos de cultivar. Los volúmenes se logran con más personas trabajando y si hubiese tecnología apropiada serían trabajos no tan forzosos. Se podría acceder a más tierras trabajadas sin tanto sufrimiento físico del campesino que ejerce la labor. Por ejemplo, tener un sistema agroforestal o bosques comestibles implica plantar árboles, manejo de postes, grandes territorios arados, realizar una chacra hortícola extensiva, todo requiere mucho esfuerzo físico. Si pudiésemos convertir las siete hectáreas de cultivos extensivos en huerta extensiva agroforestal pusiésemos alimentar a alrededor de 100 familias con alimentos de muy buena calidad. Todo esto tiene que ser realizado con felicidad y alegría, entonces la tecnología apropiada ayuda. Hoy en día la tecnología disponible es maquinaria pesada y muy costosa de difícil acceso y no sirven para estos casos. En estos casos, se necesitan maquinarias pequeñas, como tractores que puedan entrar al monte. A su vez, un vehículo que nos permita llegar a más familias permitiría aumentar el radio de distribución.
La demanda y la difusión están, solo falta aumentar el nivel de producción, pero como somos pocas personas pretendemos que el trabajo no sea esclavizante, que la vida en Pueblo Mampa sea rica en muchos aspectos, en enseñanzas, en aprendizajes, en construcción, tener tiempo para estar con los niños, para estar en conjunto (círculos, asambleas).
Vale aclarar que lo mencionado, en realidad no son “obstáculos” sino que son limitantes que no impiden que el proyecto y la vida comunitaria se lleven a cabo sino que podrían mejorar la experiencia, pero aún en su ausencia Pueblo Mampa está cumpliendo con sus objetivos. Hay que poner en relieve las pretensiones que uno tiene. Los integrantes del proyecto pretendemos y aspiramos a ser felices, a estar en paz, a tener buenas relaciones, a estar en contacto con la naturaleza, a no sentirnos tan enajenados, a no sentirnos influenciados por tendencias. Y en cuanto a eso, nuestra economía nos da para todo lo que necesitamos y nos satisface.

Nota: Desde Pueblo Mampa calculan 1 persona/hectárea trabajando la tierra solo para autoconsumo y 3 personas/hectárea si se pretende excedente para la comercialización.


Las formas de contactarse con Pueblo Mampa es a través de:

– Facebook: https://www.facebook.com/pueblo.mampa/
– Teléfono: 0353 420-8230
– Correo Electrónico: pueblomampa@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s