Agua para vivir en el continente blanco

Agua para vivir en el continente blanco

Una de las primeras imágenes que pensamos cuando nos hablan del acceso complejo al agua es la del desierto. Pero quienes habitan en la Antártida, ¿cómo hacen?

Por Nahuel Ravina, desde Base Orcadas (Antártida Argentina)

En la Antártida el agua dulce es un recurso que se encuentra en abundancia pudiéndolo ver en todos los estados, ya sea en glaciares eternos que van desde las montañas al mar, o en forma de nieve o lluvia que cae, también en lagunas superficiales o en las napas subterráneas. Sin embargo, este recurso se convierte en un bien escaso que se lo puede conseguir mediante esfuerzo humano. Esta escases sumado lo costoso que es su obtención hace modificar las costumbres de las personas y las hace ser más conscientes en su cuidado.

El agua para el uso diario en las Bases antárticas se almacena en tanques cisterna que se encuentran dentro de las casas principales donde viven las personas. Allí la temperatura ronda los 20° C, ya que son espacios calefaccionados. Si éstos estuviesen ubicados en otros sitios, el agua se congelaría en reiteradas ocasiones produciendo averías en las tuberías y complicaciones frecuentes. A su vez, los tanques siempre se los deben mantener lo mas llenos posibles ya que el agua también debe ser suficiente como para sofocar un posible incendio, que no es algo que suceda con frecuencia pero es uno de los principales accidentes a prevenir en este lugar.

Durante los meses de verano y otoño, el agua se consigue de manera bastante sencilla. La nieve que cae se descongela fácilmente, ya que es la época con mayor cantidad de horas de presencia solar en el hemisferio sur y las temperaturas rondan con frecuencia los cero grados. Esto favorece a que en las napas subterráneas el agua se encuentre en estado líquido ya que continuamente se filtra por el terreno rocoso hacia la profundidad. De aquí se la extrae por medio de una bomba succionadora que se encuentra instalada en un pozo a tres metros de profundidad y así por tuberías va directo a los tanques. En el caso de una de las Bases Orcadas, ocurre lo siguiente: diariamente, las 17 personas que se encuentran viviendo llegan a usar aproximadamente 3500 litros de agua y esto no afecta a la napa, ya que se la observa siempre en el mismo nivel. El uso del agua es medido, y todos los integrantes son conscientes de que no hay que derrocharla, tomándose todas las precauciones necesarias, como por ejemplo: no mantener las canillas abiertas al momento de cepillarse los dientes; organizar el lavado de platos de forma tal que se utilizan dos tachos, uno de limpieza y otro de enjuague para no perder gran cantidad; los lavados en lavarropas se organizan semanalmente y son compartidos por varias personas. Además, se suele concientizar sobre el tema para mantener el bien común de todos y estar mejor preparados para los meses donde escasee el recurso.

Cuando se va terminando el otoño y se acerca el invierno, las temperaturas descienden marcadamente estableciéndose entre los – 15 y – 25° C, e incluso llegan a ser más bajas. La nieve que cae se mantiene sobre la superficie acumulándose, y de esta forma todo empieza a teñirse de blanco. La superficie del mar se congela formándose una capa de hielo que llega a tener un metro de espesor, y por encima también se acumula la nieve. Es allí cuando el agua deja de encontrarse en estado líquido y las napas empienzan a congelarse. En consecuencia, la obtención del recurso se vuelve dificultosa, comenzando a depender de la nieve que cae  la cual se la debe derretir para obtener el agua para vivir.

Bases Orcadas de la República Argentina en la Antártida

Los esfuerzos que lleva conseguir el agua en los meses más fríos.

Para obtener el agua en estos meses hasta volver a alcanzar el verano, dos o tres veces por semana, el plantel completo (incluso los jefes) sale a la intemperie a trabajar de igual a igual para derretir la nieve y llenar los tanques de la casa principal. Para ello se forman tres equipos de trabajo que van rotando por las distintas actividades, debido al desgaste físico que estas implican. Unos se encargan de palear nieve a cajones y llenarlos con 15 kg aproximadamente; otro grupo se encarga de abastecer de cajones vacios y retirar los que ya han llenado; y el tercero se instala en un local donde se encuentra la batea para descargar la nieve y que se comience a derretir. Esta batea cuenta con un sistema de serpentinas por donde circula aceite caliente que ayuda a acelerar el proceso. La actividad grupal se realiza en una hora y el resto del día dos personas se encargan de continuar volcando cajones en la batea y trasvasar el agua a los tanques. Se vuelcan alrededor de 300 cajones y se logran obtener entre 3000 y 4000 litros cada vez que se realiza esta actividad. Si la nieve ha caído recientemente rinde menos con respecto a la que se encuentra acumulada y compactada de varios días, que si bien hace más costoso el trabajo por el peso de los cajones, permite conseguir más litros de agua.

Es muy notable como a medida que avanzan las semanas desde que comienza esta actividad va siendo más cuidado el uso del agua. Sumado a las medidas tomadas desde principio de año se pactan otras nuevas para ajustar aun más el cuidado, como por ejemplo: que los baños deben ser muy cortos utilizando agua solo en dos instantes al principio y al fin; no se permiten abrir las canillas a tope para disminuir el caudal; se establecen días más distanciados para usar el lavarropas y compartirlos entre más personas, y a su vez se sugieren ideas de cómo reutilizar las “aguas grises”, como por ejemplo para evacuar los inodoros. Si bien desde principio de año existe consciencia del entorno y del cuidado del recurso, se extreman las medidas cuando es más difícil de conseguirlo, y pasa a ser obtenido mediante esfuerzo físico. Con el avance de los meses, la actividad se torna más tediosa y el desgaste corporal se hace visible, apareciendo distintas dolencias por el peso que se levanta y los movimientos repetitivos que muchas veces no se pueden realizar de la forma adecuada.

Proceso de acumulación de nieve para el posterior procesamiento y conversión en agua líquida

En la Base Orcadas (Argentina), este invierno, se redujo de 200 litros (en verano) por persona por día a 85 litros en promedio, en donde las medidas para maximizar el cuidado fueron tomadas por el costo que tuvo su obtención, alcanzando a reducir significativamente el consumo diario.

En muchos casos, en las viviendas particulares, al no tener que realizar ningún esfuerzo para conseguirla más que simplemente abrir la canilla y pagar el servicio a fin de mes, hace que  el recurso no sea valorado y se termina consumiendo mucho más de lo necesario. En ciudades como Capital Federal, el consumo diario per cápita es de aproximadamente 500 litros, y en otras ciudades de climas más áridos como la de Córdoba Capital, la cifra ronda los 370 litros. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 100 litros por día por persona garantizan la satisfacción de las necesidades básicas de higiene, salud y alimentación, y un gran porcentaje de la población mundial no puede alcanzar esta cifra.

Es importante tomar consciencia de lo valioso que es tener acceso al agua potable, y quienes tienen la fortuna de contar con este recurso en abundancia y aún no lo valoran. Sería ideal comenzar por modificar hábitos con pequeñas acciones como por ejemplo tomar duchas más cortas o reducir los caudales de las canillas, lo cual marca una gran diferencia y es un gran gesto hacia las poblaciones que se ven dificultados en conseguir agua y tienen disponible muy escasa cantidad.

Se comprende igualmente que si una persona nunca paso por una situación en particular de escases, y tenga disponibilidad del recurso en abundancia no sea consciente en el cuidado, ya que no experimento en primera persona la necesidad. Será muy interesante conocer el comportamiento del grupo de personas de la Base Orcadas, si continúan con los hábitos adquiridos durante los meses de escasez cuando el agua vuelva a abundar.

Auspicia esta nota:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .